Una mirada Transpop a los Peones Negros

El fenómeno de los peones negros nos tiene fascinados. No solo nos parece culturalmente asombroso, sino que además sus protagonistas, los “peones negros“, nos despiertan una gran admiración y ternura.

snowpatrol.jpg

Los peones negros son un numeroso grupo de ciudadanos que sospechan de la veracidad de la versión oficial de los atentados que sacudieron Madrid el 11 de Marzo de 2004, y que se han auto-organizado gracias a Internet para:

a) Trabajar conjuntamente en el esclarecimiento de la verdad sobre aquellos atentados.

b) Exigir al gobierno el reconocimiento de su implicación, o al menos ocultación de esa verdad.

El origen de este grupo de genuina factura Internet 2.0, se encuentra en el blog del periodista Luis del Pino “Los enigmas del 11 M”, que nació para acompañar la serie de artículos homónimos que publicaba regularmente en el diario digital dirigido por el enervante periodista Federico Jiménez Losantos.

Luís del Pino, en una mezcla de azar e instinto, debe pasar por mérito propio a la historia de Internet de nuestro país, al organizar el mayor juego de rol en vivo de los últimos tiempos, y ponerlo al servicio de una causa. El precio de esta suerte de Second Life basado en texto es, sin embargo, alto: sus participantes no saben que están jugando. Su vida discurre en una realidad paralela en la que existen varias reediciones del GAL, la implicación en una conspiración de policias y servicios secretos de varios países, grupos terroristas, partidos políticos, medios de comunicación, etc. alimentados por la promesa de información que todos ellos ocultan, y la creencia de que el diario El Mundo ha tenido acceso a una parte clave de esta, que está administrando de manera inteligente para desenmascararlos a todos en el momento oportuno.
Un análisis somero de los escritos de Luis del Pino desvela rápidamente la fórmula de su éxito. Pero antes conviene recordar el favorable caldo de cultivo en el que ha nacido: el shock psicológico que supuso tanto el atentado como sus consecuencias políticas, el éxito reciente de la literatura de la conspiración a nivel de fenómeno sociológico “(léase El código da Vinci), la explosión de Internet 2.0, y por último los intereses económicos de un grupo mediático que quiere ocupar el lugar del necesario contrapeso del poderoso Grupo PRISA, tibio pero leal aliado de las fuerzas progresistas de este país.

En primer lugar, Luis del Pino establece para sus jugadores (como buen director de juego o “master”) el punto de partida y lo que es más importante, establece el premio por llegar hasta el final de la “aventura”: la restitución intelectual y moral (“no soy un estúpido por haber creído la versión de los líderes en los que confío”, es decir, que fue ETA); y los derivados del ancestral ritual de sacrificio del “chivo expiatorio” (el actual Presidente del Gobierno, Zapatero).

En segundo lugar, utiliza todas las claves de la literatura clásica conspirativa, incluida la literatura de ficción. Es una falsa investigación (que a veces imposta aires de CSI, como el famoso episodio del ácido bórico) porque el único resultado posible de la misma está implícito en sus hipótesis. Su estilo es tan abiertamente narrativo que todas sus entregas terminan con un “En el próximo capítulo:“.

En tercer lugar, (y esta es la gran función del blog), puede mantener el hilo argumental para que los jugadores puedan seguir jugando, protegiéndolos de la distorsión que supone la opinión de los que no están jugando. Provee a los peones negros de argumentario (generalmente falaz) para dar respuesta a las numerosas objeciones de falta de rigor que se suceden desde el exterior. Así, en el post llamado “Conspiranoia”, a través de un diálogo con un ficticio amigo asegura que la acusación de falta de pruebas que le hacen a él, en realidad le fortalece porque es justamente de lo que él acusa a la versión oficial: de falta de pruebas. (Y es que, en el marco de un atentado de esta magnitud, quedan preguntas sin responder. Pero Luis del Pino continuamente establece una falsa simetría: entre las dos explicaciones de los “enigmas”, la oficial es siempre mucho más plausible. Es la famosa Navaja de Occam, que tanto ha hecho por la Humanidad).

Decía que los “peones negros” nos producen admiración y ternura. Es así: los peones negros invierten mucho tiempo y dinero en analizar el extenso sumario judicial, establecer hipótesis, sintetizar y redactar, y realizar un sinfín de actividades destinadas a hacer extensiva sus dudas y sus hipótesis al resto de ciudadanos, y a ejercer presión al Gobierno. Y el que lea estas lineas que lo piense: si creyera que el actual presidente de España hubiese conspirado para realizar una masacre que le llevara a ganar las elecciones ¿no haría lo mismo que ellos? Bajo esa perspectiva, verán que los bienintencionados peones negros, en general, son mucho menos radicales de lo que se pretende hacer creer. Y que realicen esta desinteresada (aunque desacertada) labor en beneficio de todos los ciudadanos nos provoca una gran simpatía. Por otro lado, entendemos que la desconfianza en las instituciones que pueden generar no son tanto su responsabilidad sino de los que pretenden sacar rédito electoral y económico con su cobertura.
En estos días, los Peones Negros andan algo alterados. Corren otros tiempos desde aquel octubre de 2005 en el que Luis del Pino inauguró el blog: El diario El Mundo ha quemado sin éxito los cartuchos que podían alimentar la duda, el juicio ha empezado y el juez no parece estar dispuesto a veleidades, y las hipótesis de Luis del Pino, sin dejar de ser posibles (por decirlo de una manera generosa), se hacen cada día menos y menos verosímiles. En este contexto, la impopular decisión de conceder el segundo grado penitenciario a Juana de Chaos ha ofrecido al Partido Popular una oportunidad de mayor calado para extender el descontento social con el gobierno, y la débil teoría de los Peones Negros que no termina de calar de manera mayoritaria se convierte en un estorbo (“ruido en la comunicación”) más que en una ayuda.

En esa clave debe entenderse la repentina petición de Luis del Pino orientada a desmovilizar a los peones negros con el pretexto fundamental de que no se interprete como presión a los jueces. Lo que no puede hacer un master es cambiar a mitad de la partida el argumento. No puedes empezar la aventura diciendo que sales en busca de unos fugitivos para vengar la muerte de tu hermana, y a mitad de partida, decir que tampoco hay que ponerse así y que mejor ir a buscar un tesoro. Los Peones Negros, en un ejercicio de libertad de conciencia, tienen razón (a su manera): si Luis del Pino estuviera en lo cierto, estaríamos ante el mayor escándalo conocido de la democracia moderna, y nada podría justificar cambiar un ápice la impecable marcha de los Peones Negros. Ante 192 ciudadanos muertos, nada puede ser más importante, y menos la atenuación de la condena a un terrorista.

pegatinaprueba1.JPG

En consecuencia, existe ahora una fuerte discusión entre aquellos que aceptan e liderazgo incondicional de Luis del Pino, y los que han interpretado (correctamente) este cambio de dirección como una manipulación interesada por parte del director de la partida. Lean este hilo y no me digan que no están esperando a que alguien diga el número de cuenta de una vez para poder enviar también 20 euros.
A continuación, enumeramos algunos de los apodos de los peones negros, que refuerzan de nuevo la similitud con el juego de rol:

Cruzado
Lucero
Halcón
Lobo38
Atalanta
JonNieve (como el heroe de tormenta de espadas)
Auroraroja
Keops
The Smoker (este es el master renegado de Luis del Pino, el lutero, el reformista y nuestro favorito de todos ellos)
Vigilant
Skull
Konors
Arkam
Pandora
Asimov
Elentir
Berseker
Craw
TheFlash
Unoparatodos
Padre Brown (maravillosa referencia al autor de El hombre que fue jueves)
Snowpatrol
Unicorni
Capablanca
etc…

Tal vez Luis del Pino pueda retomar el control, pero la confianza en el master se ha quebrado, y eso en el mundo del rol es fatal. Ante la inevitable dirección que toma cada día la futura sentencia, el futuro de los Peones Negros es tan incierto como apasionante. Y además, como buenos lectores de Robert Anton Wilson debemos preguntarnos … ¿y si estuvieran en lo cierto?

13 March 2007 | Reseñas y críticas | Comments

11 Responses to “Una mirada Transpop a los Peones Negros”

  1. 1 Vigalounge 13 March 2007 @ 9:26 pm

    Sí, joder, por dios. ¿Y cómo ha conseguido no mencionar a Mark Millar en todo esto?

    La película podría llamarse “Peon puñado de dólares”

  2. 2 l’enfant 14 March 2007 @ 12:32 am

    ya han peonizado la tasación

    en un millon cienmil!!!!
    cienmilquerrrrrl??!!!

    Una mirada a la negritud peona.

  3. 3 l’enfant 14 March 2007 @ 12:34 am

    Ahora medio en serio…si alguien no conoce “El fenómeno” lo va a flipar..pero mucho mucho

  4. 4 the crew 15 March 2007 @ 3:37 pm

    Ay dios mio! (como hubiera dicho Chesterton)
    Eso del padre Brown, toda esta apropiación del autor inglés no es más que otra pieza más en la desnaturalización de las palabras a la que nos quieren condenar los Neo-cons españoles (o fascistas si hablamos clarito).
    No se si sabeis que han fundado una revista con el nombre CHESTERTON y sus principales colaboradores son Cesar Vidal, FJLS, Pio Moa, Luis del Pino, Ignacio Villa. Todos reconocidísimos liberales como Aznar (veanse las noticias de hoy). Estos mismos colaboradores escriben a diario en el panfleto Libertaddigital, (otra vez con la libertad) y son conterulios de la COPE “somos libres”.
    Si están interesados en este tema de los “liberales” de hoy en dia esperen a futuros trabajos que nuestra queridisima Ponnytail está ultimando e incluso es posible que su tesis doctoral trate sobre ese pobre pensador inglés que debe estar revolviendose en su tumba al ver como los fascistas utilizan y manipulan su legado

  5. 5 Don Lindyhomer 15 March 2007 @ 3:55 pm

    La devoción que yo tengo a Chesterton… Solo le digo que leí hasta la biografía que hizo de Santo Tomás de Aquino, personaje que per se me ha importado siempre más bien un pimiento del padrón, o en su defecto, un jugoso y crujiente rábano.

  6. 6 the crew 15 March 2007 @ 4:20 pm

    Que le hablen a Zaplana del Distributismo, que le da un ataque de risa que se muere ahí mismo.

  7. 7 Alvy Singer 24 March 2007 @ 1:01 pm

    A ver, la versión comiquera de esto sería Los peones de Foucault, una anfetamina capaz de resumir cierta-novela-de-Umberto (Eco) y Mark Millar.

  8. 8 Ras 20 June 2007 @ 10:43 pm

    Muy bien escrito… este post se merece ir al meneame!

  9. 9 Pascual Bonaparte 12 August 2007 @ 12:40 am

    Comparto sus apreciaciones sobre Luis del Pino, en quien tampoco confio. Pero eso no quita que hay numerosos agujeros en el 11-M. Algunos quieren utilizarlos para sus fines partidistas o personales(del Pino por ejemplo), otros quieren mirar para otro lado… LO que falta es una investigacion realmente independiente. Quien tendra narices de hacerla? Porque la mierda puede salpicar mucho mucho mucho. Y esa es, creo yo, la razon por la que tanto PSOE como PP callan sobre el tema. Es que si fuera cierto que el PSOE esta implicado, creeis que el PP no jugaria esa carta de oro? LO haria…si no estuvieran ellos tambien pringados hasta las rodillas!
    Especulando que es gerundio, espero solo que mi especulitis estimule el debate, gracias

  10. 10 Don Lindyhomer 12 August 2007 @ 5:41 am

    Pascual,
    desde Transpop estamos firmemente convencidos, no ya de los agujeros, si no de verdaderos cráteres en la investigación policial ( y el de la mochila es como el del Gran Cañón del Colorado, por DIOS), que sinceramente no creemos debidos a la mala fe de nadie, si no a la peculiar idiosincrasia de este país que tanto amamos y tantos disgustos nos da. Imagínate a un Antonio David cualquiera que viene de un after y le llaman porque ha habido un cruento atentado (y fue así seguro), y le ponen a vigilar mochilas, y alguien le dice de analizar las huellas, y de repente recuerda que las acaba de manosear para ver si había algo de droga o algún CD de Estopa para llevarle a la novia, y tras darle sendas collejas su superior por joder las pruebas, le dan un frote con la manga reglamentaria y la dejan por ahí tirada para que no se note. ¡Y así una cosa detrás de otra!

  11. 11 Pascual Bonaparte 14 August 2007 @ 11:12 pm

    Hola Don,
    Solo por enriquecer el tema, me gustaria comentar que mucho antes de que Luis del Pino se lanzara con su serial, otro autor llamada Bruno Cardeñosa ya habia publicado el libro “11-M: claves de una conspiracion”. Luis del Pino hizo un copy-paste de partes de ese libro para montarse su pelicula. Sin embargo la conclusion de Cardeñosa era bien distinta: él apuntaba a los servicios secretos yankis. Pero de esa posibilidad del Pino y sus amigotes de LD jamas haran ni mencion. A veces pienso que el ruido que han montado los medios afines al PP es una cortina de humo para que no se vea otra cosa.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.

Navegación

Categorias

Archivos

Meta

November 2014
M T W T F S S
« Dec    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930